Día del Estudiante Universitario

Era el 21 de noviembre de 1957, estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello deciden alzarse, precedidos por la huelga que habían promovido los estudiantes de los liceos Fermín Toro, Aplicación, Juan Vicente González, Andrés Bello, Razetti, Caracas y la escuela Miguel Antonio Caro; en contra del régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez. Tal como lo habían previsto los organizadores, estalló la huelga en la Universidad Central, desde donde se extendió a otras Universidades.La huelga estudiantil produjo una serie de comunicados que repartieron en volantes. Pese a que la Seguridad Nacional tomó la Universidad Central, apresó a numerosos estudiantes y cerró los centros de educación superior, tuvo tal éxito que fue uno de los desencadenantes que concluyeron con la huida del dictador Marcos Pérez Jiménez. Desde entonces se celebra el 21 de noviembre el Día del Estudiante.

Contaba Diego Salazar (1939-2003), estudiante de Medicina en la Universidad Central de Venezuela en 1957 y quien sería apresado por los acontecimientos del 21 de noviembre y en gobiernos posteriores por su espíritu de denunciar lo que consideraba injusto y manifestar sus ideales:

«Sabíamos que en esa huelga nos jugábamos la libertad y la vida. Todos salimos en manifestación. La consigna era ¡Huelga, huelga!. Llegábamos a los cursos y nos metíamos en los salones eufóricos, alegres, desbocados…

Sonaron unos tiros, pero a nadie alcanzaron y ya entre varios intentábamos desarmarlos dándole golpes con los palos y los pies. Y cuando nos dirigimos al rectorado ya éramos miles… Buscamos al rector de la universidad despojada hacía años de su autonomía para exigirle su renuncia.

De todas partes llegaron jaulas, camionetas, patrullas, y se bajaron cientos de hombres armados. Disparaban sus armas en todas direcciones. La retirada era indiscutible.

Y corrimos, unos hacia el hospital universitario, otros hacia la grama… Hubo muchos presos, no sé cuántos…». (Los últimos días de Pérez Jiménez. 1979)

La Seguridad Nacional apresó a varios estudiantes y algunos de ellos tal vez habrían pasado tres o cuatro años, encerrados en la Modelo o en la Cárcel Nueva de Ciudad Bolívar

Por fortuna, tal 21 de noviembre despertó el espíritu de lucha de Caracas, que parecía dormida, pero que estaba próxima a dar las grandes sorpresas en enero de 1958. El Frente Universitario pasó a ser entonces la brigada de ataque callejero, con aquellos muchachos desafiantes, puños en alto y rostros a la luz del sol, que tan pronto mitineaban en Pro Patria y Catia, como en Capuchinos y El Silencio, y que en la etapa final acudieron a las bombas molotov para enfrentar a las fuerzas policiales.

Después sería la febril actividad semiclandestina en universidades, liceos y colegios en contra de la dictadura. La tristeza le daba paso a la esperanza del pueblo y la alegría más espontánea retumbaba en los corazones de los presos y de los exiliados políticos.

El 21 de noviembre se consagró como Día del Estudiante, por la gesta cumplida en las Universidades, particularmente en la Universidad Católica Andrés Bello y en la Universidad Central de Venezuela, escenario admirable de la jornada de esa fecha.

Esta lucha del pueblo y sus estudiantes fue dura y decisiva, abrió caminos para lo que poco tiempo después viviría Venezuela, el 23 de enero de 1958, fecha clave en la historia de un país que apostó todo por vivir en un régimen democrático.

Es por esto que, a partir del 21 de noviembre de 1958 (según Decreto N° 436 – Gaceta Oficial N° 25.818), se celebra el Día del Estudiante Universitario.

Referencias principales:

http://www.efemeridesvenezolanas.com/html/estudiante.htm

http://diariodelosandes.com/content/view/98004/105693/

Más de medio siglo después, celebremos y reivindiquemos la gesta histórica en la que el estudiantado venezolano fue protagonista.

¡FELIZ DÍA DEL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO!