Información técnica sobre Conest y el fallo durante la inscripción

La presente información se ofrece con el propósito de generar conocimiento técnico del funcionamiento del servicio de Conest y la reflexión frente a la situación experimentada recientemente. Toda la información que ofrecemos fue obtenida a través de personas que trabajan directamente con Conest en el aspecto técnico.Actualmente, el servidor en el que se encuentra el sistema Conest, no es un servidor dedicado únicamente para este propósito. Control de Estudios (DCE) utiliza un servidor HP ProLiant de 8Gb de RAM para gestionar: todos los servicios del sistema Conest (estudiantes, docentes, escuelas), Servicio Comunitario, Busconest, tódos los módulos de Conest 3.0 (razón de peso para la virtualización por tener los módulos de ambas versiones en el mismo servidor), respaldos, ambientes de desarrollo y de producción. Esta virtualización de tantos servicios en un mismo servidor se implementó desde el mes de agosto de 2011.

DCE solicitó 64Gb de RAM, esperando que se consiguieran al menos 32Gb, pues son piezas costosas y difíciles de conseguir. Para la fecha, aún están a la espera de unas memorias no certificadas de un distribuidor para hacer las pruebas de funcionamiento.

Cronología del caos en las inscripciones

En primer lugar, las Escuelas de Computación, y aparentemente también la de Química, no habrían entregado a tiempo (el día martes a más tardar) la completa y definitiva planificación del semestre 2012-1, lo que habría generado que se atrasara la apertura de las inscripciones. Esto significó sacrificar también el período no oficial que empieza la tarde-noche del día anterior, durante la cual suele recibirse hasta una tercera parte de las solicitudes de inscripción antes de las 7am del día oficial.

Iniciado el servicio de inscripciones a las 10am del miércoles, la incesante cantidad de solicitudes contra el servidor, sumado al resto de solicitudes contra los demás servicios virtualizados, generaron inestabilidad en sus prestaciones. Entre las solicitudes, deben sumarse las órdenes de refrescar o actualizar la página en el navegador, cada vez que se generaba una orden el servidor recibía una nueva solicitud, si una persona presionaba tres veces el botón o F5 sólo recibía la última orden, pero el servidor debía procesarlas todas.

Conforme avanzó el día, se aceptaron solicitudes HTTP (Conest sólo suele admitir solicitudes HTTPS, por seguridad) y la prestación mejoró. Otra cosa que se hizo fue cambiar la configuración de los hilos del Mongrel (servidor de Rails en Apache) durante todo el día, lo cual podía cancelar todas las conexiones cuando se hacia el cambio, tratando de buscar el equilibrio entre el consumo del procesador y la memoria RAM.

A pesar de la situación irregular, para el día jueves se reportaban 1060 estudiantes de Computación inscritos para el próximo semestre, matrícula esperada. (BIOLOGIA 566, COMPUTACION 1060, FISICA 270, GEOQUIMICA 193, MATEMATICA 288, QUIMICA 648. TOTAL 3025)

Los problemas de horarios no son culpa de Conest

Una vez que se realiza la inscripción, que se espero hasta el jueves a la 1pm, se crean todas las secciones, se establecen cupos para estas queden balanceadas y se realizan restricciones de asignación de secciones (Ej.: Matemáticas 2 pide que los matemáticos tengan secciones separadas, en Matemáticas 3 pasa lo mismo con matemáticos y biólogos). Se corre el algoritmo de backtracking, se consulta solapamiento de horarios y se van haciendo ajustes, incluso se puede correr varias veces el algoritmo. Finalmente se asignan aulas, se consulta que todas las materias registradas con parámetro “requiere aula” las tengan asignadas, y se hacen ajustes en este paso, de ser necesario. Este proceso puede durar 4 horas o más, es tedioso y requiere dedicarse varias personas sólo a eso. Mientras esto se realiza, no está habilitada la funcionalidad de “Ver mi horario” porque no es oficial. Muchos estudiantes suelen consultar el Kardex para adelantarse y luego ven cambios por haber consultado secciones no definitivas.

Hay que aprender a ser tolerantes frente a las dificultades

Quienes estuvimos en contacto con el personal de DCE durante el funcionamiento irregular de Conest, pudimos constatar su preocupación por la situación y la disposición y entrega que tenían a solventar la situación, entre tanta presión por los reclamos. Sin embargo, la queja por parte del estudiantado, especialmente en redes sociales, puede calificarse, de desmedida, intolerante e irrespetuosa, en buena parte de los casos. Calificar de “incompetente” al personal, de “mierda” o “ineficiente” al sistema, no es la mejor respuesta ante un fallo en un sistema que se viene construyendo, y funcionando sin eventualidades relevantes, en nuestra Facultad desde hace unos 6 años. Esta actitud sólo da muestra de desconocimiento y desconsideración por el trabajo realizado.

Como estudiantes, tenemos derecho a exigir un mejor servicio en todos los aspectos y en todos los espacios, pero debe llevarse la exigencia con respeto y de manera adecuada. Pero no sólo tenemos derecho a quejarnos y reclamar, tenemos el deber moral de ser parte de los procesos de construcción y evolución de las soluciones y servicios que solicitamos. En el caso de Conest, reclamar desmesuradamente ante fallas y no participar en las consultas que se hacen para mejorar nuestro sistema es una irresponsabilidad como miembros de la comunidad de nuestra Facultad.

El llamado es a exigir mejores servicios, pero siendo proactivos en sus mejoras y en el logro de nuevos beneficios.

Anuncios